Miembro de FDICAsegurado por la FDIC: respaldado por la plena fe y crédito del gobierno de los EE. UU.

Principios básicos de la inversión

Acciones, bonos y más

¿Estas listo para sumergirte en el mundo de las inversiones pero no sabes por dónde comenzar? Al principio, puede ser un poco intimidante comprender los diferentes propósitos, procesos y tipos de inversión, en especial si venías enfocado en las oportunidades de ahorro. Si bien es muy importante tener una base sólida de ahorros, como tu fondo de emergencias, evalúa los riesgos y las ganancias que puedes generar a través de inversiones que aumentarán tu dinero con el tiempo.

Los bonos, las acciones, los fondos mutuos y los fondos cotizados en bolsa (ETF) son cuatro tipos de opciones de inversión básicos. Todas ellas tienen el potencial de generar mayores ganancias pero también suponen un mayor riesgo de pérdida en caso de venderlas cuando el mercado está desfavorable.

A medida que incurras en el mundo de las inversiones, es esencial que comprendas los diferentes tipos de inversiones y de qué manera cada uno de ellos se adapta a tu perfil de inversión. Cada vehículo de inversión tiene características únicas que pueden o no ser apropiadas al momento de aplicarlas a tu situación. Sin embargo, al combinarlas con otros tipos de inversiones, pueden brindar una diversificación y reducir los riesgos al momento de mejorar el rendimiento de tu inversión a largo plazo.

Bonos, un pagaré a tu favor

Los gobiernos, los municipios y las compañías emiten bonos para recaudar dinero. Los bonos son, en realidad, un pagaré del emisor que promete pagarle al inversor un interés durante la vida del bono, además de devolver el monto invertido, el capital principal, en determinada fecha de vencimiento, conocida como madurez. Esta es una forma de invertir con bajos riesgos. También puede ser una forma de asegurarte un flujo de ingresos ya que los bonos suelen pagar los intereses dos veces al año. Algunos bonos incluso tienen beneficios impositivos, como los bonos municipales.

No obstante, todos implican algún riesgo. Aunque los bonos de ahorro de los EE. UU. sean considerados como una de las inversiones más seguras, los bonos emitidos por compañías individuales o municipios pueden ser riesgosos si el emisor llegase a tener problemas financieros. Asimismo, el emisor puede recomprar sus bonos mediante el pago del saldo total del capital principal y cancelar el bono.

Acciones, una parte de una compañía

Las acciones son un tipo de inversión que permiten que el inversor sea propietario de una porción de la empresa emisora. Cuando una empresa o compañía quiere recaudar dinero, venderá parte de sus acciones. Si la compañía tiene un buen rendimiento, le pagará a sus accionistas una parte de sus ganancias, llamadas dividendos. Además, en algunos casos, los accionistas tienen derecho a votar en las reuniones de los inversores.

Las acciones tienen un alto potencial de crecimiento a largo plazo. Sin embargo, también suponen un mayor riesgo, ya que el mercado accionario fluctúa bastante. Si compras acciones y el precio baja, al momento de venderlas perderás dinero.

Fondos mutuos, una opción más diversificada

Para un inversionista individual sería algo complicado comprar y administrar las acciones de diversas carteras. Así como también se le dificultaría elegir qué acciones comprar. Una forma de hacerlo es comprar acciones en un fondo mutuo, lo cual consiste en un pool de dinero de muchos inversores. Los fondos mutuos pueden invertir en acciones, bonos y otros valores, combinados, según la cartera o la selección de fondos. Las inversiones en los fondos mutuos están detalladas en los folletos de cada fondo.

En un fondo bien administrado, un asesor de inversiones elige las acciones, los bonos y los demás valores en los cuales invertirá el fondo. Su objetivo es lograr el mejor rendimiento de un índice bursátil, como el S&P 500, luego de investigar y analizar bien toda la coyuntura financiera. No obstante, la mayoría de los fondos mutuos administrados tienen un rendimiento inferior al índice bursátil correspondiente. Los fondos no administrados, o fondos indexados, buscan seguir el rendimiento de un índice bursátil.

Otro tipo de fondo es el fondo común de inversión. Este fondo se gestiona con una fecha futura específica. En general, esa fecha está relacionada con las fechas de jubilación, cuanto más tiempo falte para su retiro o jubilación, mayores serán los riesgos que asuma con los fondos. Y, cuando se aproxime su retiro, el fondo pasará a inversiones menos riesgosas.

Los fondos mutuos suelen ser menos riesgosos que la compra individual de acciones porque brindan mayor diversificación, es decir, incluyen una combinación de inversiones. Aún así, siguen presentes los riesgos asumidos en caso de que las acciones se devalúen, por ejemplo, si las compañías emisoras o el mercado tienen problemas financieros.

Los fondos mutuos también tienen gastos y cargos que podrían comerse las ganancias y, en algunos casos, los inversores deben pagar miles de dólares durante la tenencia. Los fondos administrados tienen mayores gastos que los fondos indexados debido a la investigación adicional y la cantidad de operaciones que suponen. Antes de elegir un fondo mutuo, analiza los gastos del fondo a través de la Herramienta de Análisis de Fondos del Ente Regulador de la Industria de Inversiones (FINRA, por sus siglas en inglés) y luego de leer los detalles del fondo.

ETF, otra manera de diversificar

Similares a los fondos mutuos, los fondos cotizados permiten que los inversores diversifiquen las posibilidades de su dinero al invertir en acciones, bonos y otros valores. Los fondos cotizados difieren de los fondos mutuos en cuanto a que son comercializados en la bolsa de valores nacional a precios del mercado.

Como con cualquier tipo de inversión, asegúrate de comprender bien los objetivos, los riesgos, los costos y el potencial de rendimiento de los fondos cotizados, o ETF, antes de invertir. Puedes conocer más información sobre esto a través de los folletos de cada fondo, disponibles en el sistema EDGAR de la Comisión de Bolsa y Valores.

Cómo protegerte al invertir

Aunque todas las inversiones suponen un riesgo, los inversores ávidos pueden protegerse con estas buenas prácticas:

Conoce las señales de fraude antes de invertir. El viejo dicho "demasiado bueno para ser real" va muy bien para estos casos.

Para conocer más opciones de inversión en Alpine Bank, visita nuestra página web de Manejo de bienes.

 

Información proporcionada por: El Departamento de Preparación Financiera, junto con entidades y socios federales y externos, brinda programas, políticas, capacitación, apoyo y perspectivas del programa necesarias para que los miembros del servicio y las familias puedan alcanzar su preparación financiera personal.

 

*Los productos de nuestro servicio de manejo de bienes no están respaldados por el seguro de FDIC, pueden perder valor y no cuentan con una garantía del banco.

Acerca de este autor

avatar

Personal de Alpine Bank

Alpine Bank es una organización independiente, con empleados que son socios dueños y sede central en Glenwood Springs, oficinas bancarias en Western Slope de Colorado, las montañas y Front Range.

Más sobre el personal de Alpine Bank.

Allpoint Después de todo, es tu dinero. Busca un cajero automático sin cargo