Miembro de FDICAsegurado por la FDIC: respaldado por la plena fe y crédito del gobierno de los EE. UU.

Revisiones financieras a mediados de año

Por qué es importante

Cuando la economía es un tema preocupante para la población, es común pensar en plazos mensuales o semanales, centrados en la turbulencia a corto plazo y cómo nos afectará. Sin embargo, al estar tan absortos por el presente, es posible que descuidemos nuestra seguridad financiera a largo plazo. Si a mitad de año dedicas un poco de tiempo a revisar y reestructurar tus planes financieros a largo plazo, puedes aliviar las preocupaciones que genera la realidad económica actual.

Estos son tres simples pasos para asegurarte de tener tus finanzas encaminadas para todo el año.

 

Revisa tus objetivos financieros

En el transcurso de un año pasan muchas cosas, que a veces obstaculizan nuestros objetivos financieros. Mediados de año es un buen momento para revisar si estás en buen camino para alcanzarlos. Estas son algunas preguntas clave que debes hacerte para revisar tus objetivos.

  • ¿Mis objetivos financieros siguen siendo los mismos?
  • ¿Han cambiado los plazos de tus objetivos?
  • ¿Eres conciente de tu situación financiera con respecto a tus objetivos? ¿Vas por buen camino?
  • ¿El costo para alcanzar mis objetivos subió o bajó?

Cualquier cambio en tus objetivos, plazos y costos para alcanzarlos, puede necesitar de un ajuste en tus ahorros u objetivos de inversión.

 

Revisa tus finanzas

La mejor forma de medir tu progreso financiero es a través de tus resúmenes financieros, como el resumen de la cuenta bancaria (activos y responsabilidades) y resumen del flujo de dinero en efectivo (plan de gastos o presupuesto).

Algunas preguntas clave para hacerte sobre tus resúmenes son:

  • ¿Se ven mejoras en los valores netos (activos menos responsabilidades)?
  • ¿Cuál es la causa de los aumentos o las disminuciones en mis activos y responsabilidades?
  • Si el valor de mi cartera de inversiones ha aumentado o disminuido bastante, ¿debería consultar con mi asesor financiero para hacer un reajuste o una recuperación de pérdidas impositivas?
  • ¿Ha cambiado mi perfil financiero? En caso afirmativo, ¿por qué y qué ajustes debería hacerle a mi cartera?

Estos son temas especiales para hablarlos con tu asesor financiero.

Preguntas que debes hacerte al momento de revisar tu plan de gastos o presupuesto:

  • ¿Hubo cambios en mi plan de gastos? ¿Por qué?
  • ¿Estoy gastando o ahorrando más de lo planeado? ¿Por qué?
  • ¿De qué manera afectarían a mi flujo de dinero los cambios en mi plan de gastos de este año?
  • ¿Qué ajustes debería hacer para seguir avanzando hacia mis objetivos de ahorro?

 

Controla tus impuestos

Si has hecho tu declaración de impuestos, estás en una posición excelente para hacer avances que te garanticen una mejor situación tributaria.

  • Recibí una devolución impositiva. ¿Debo reducir mis retenciones? ¿O aumentarlos en caso de tener deudas impositivas?
  • ¿He proyectado mis ganancias de fin de año para determinar si mi contribución tributaria debería aumentar o disminuir?
  • ¿Habrá cambios en mis deducciones o exenciones que puedan afectar a mi responsabilidad impositiva?

Sería importante que te reúnas con tu contador para abordar estos y otros temas e identificar oportunidades para minimizar tus impuestos de este año.

Si revisas tus finanzas a mitad de año, serán menos los ajustes que debas hacer. Es más, esto aliviará tus preocupaciones en cuanto a tu economía a corto plazo.

¿Sabías que Alpine Bank tiene un departamento de manejo de bienes? Conoce más sobre nuestro equipo aquí.

Los productos de nuestro servicio de manejo de bienes no están respaldados por el seguro de FDIC, pueden perder valor y no cuentan con una garantía del banco.

Acerca de este autor

avatar

Personal de Alpine Bank

Alpine Bank es una organización independiente, con empleados que son socios dueños y sede central en Glenwood Springs, oficinas bancarias en Western Slope de Colorado, las montañas y Front Range.

Más sobre el personal de Alpine Bank.

Allpoint Después de todo, es tu dinero. Busca un cajero automático sin cargo