¿Piensas formar una familia? Esto es lo que debes hacer ahora

Para la mayoría de las parejas jóvenes, la decisión de empezar una familia no es una cuestión de "si" sino de "cuándo". Sin duda debería ser un momento de alegría para los jóvenes padres. Pero resulta que criar a un hijo desde que nace hasta que llega a la adultez cuesta en promedio unos $300,000, así que sí se necesita cierta preparación y planificación para evitar terminar atrapados en una crisis de liquidez que pudiera impedir a la familia alcanzar otras metas fundamentales. 


Aunque muchas parejas esperan hasta tener todo bien organizado antes de traer su primer hijo o hija al mundo, lo importante es anticipar los costos inmediatos de empezar una familia y tener un plan para cubrirlos a medida que vayan surgiendo las necesidades. Armamos una lista de las necesidades básicas que todos los padres primerizos deben considerar en el orden en que probablemente surjan.


Crea un fondo de reserva de efectivo: apenas pongas todo en marcha para empezar una familia, deberías empezar a ahorrar para tener un fondo de reserva de efectivo. Toda familia debería tener dinero suficiente como para subsistir durante seis meses en caso de que surja algún imprevisto. Al recibir a un nuevo miembro de la familia, una buena idea es agregar dinero suficiente para otros seis meses para compensar en caso de tener menos horas para trabajar.


Arma un presupuesto para el bebé: muchos padres primerizos anticipan el costo de tener una boca más que alimentar y el raudal interminable de pañales y otros insumos. Pero algunas partidas del presupuesto como el aumento en costos de servicios públicos (como por tener que lavar más ropa y trastes, y con más frecuencia) tienden a tomar a muchas familias por sorpresa. 


Cobertura médica familiar: según el tipo de seguro de atención médica que tengas, agregar un recién nacido es relativamente simple; no obstante, tus costos de atención médica sí subirán y tienes que tener en cuenta los costos añadidos de cualquier copago y deducible que se aplique. Tómate el tiempo mucho antes de que nazca tu bebé para analizar tu cobertura y no olvides contabilizar el gasto total de atención médica del bebé en tu presupuesto para el bebé.


Licencia por maternidad/paternidad: la mayoría de los empleadores otorga licencia por maternidad/paternidad. Tienes que saber cuál es la postura del tuyo. Si no te ofrece licencia con goce de sueldo, tendrás que compensar los ingresos que no vayas a tener.


Guardería: si uno de los padres tiene planeado quedarse en casa con el bebé, quizás no haya una necesidad inmediata de cubrir costos de guardería. Sin embargo, es fundamental prepararse para cuando la persona que se quedó en casa tenga que volver a trabajar. La guardería puede llegar a costar unos $800 al mes, así que tener un plan es indispensable para no sobrepasarte en los costos.  


Prepara todas las cuestiones legales: algunos arreglos legales, como agregar beneficiarios a pólizas de seguro de vida o incluir a un tutor en tu testamento, pueden esperar hasta después de que nazca el bebé. ¿No tienes un testamento o una cobertura de seguro de vida por un monto adecuado? Encárgate ahora antes de que nazca el bebé.


Busca una persona que te asesore en cuestiones fiscales: tener un bebé genera toda una nueva situación fiscal que tienes que comprender muy bien. Hay exenciones, deducciones y créditos que se aplican cuando hay un recién nacido en la familia, y muchos de estos pueden ayudarte a tener un mayor presupuesto. 


Preparar la casa para que sea segura para el bebé: esta necesidad tiende a tomar por sorpresa a muchos padres. La falta de preparación antes de tiempo muchas veces lleva a los padres desbandados y haciendo malabares a medida que van surgiendo distintas situaciones, lo que a su vez aumenta los costos de estos ajustes para que la casa sea un lugar seguro para el bebé. Tomarte el tiempo para planificar con anticipación puede ayudarte a no gastar tanto.


Si bien no es completamente exhaustiva, en esta lista tienes muchas de las cuestiones vitales que deberías abordar mucho antes de la fecha del parto, no solo para tu primer hijo o hija, sino para cada retoño que venga. También es útil establecer relaciones profesionales con un asesor financiero, un profesional especialista en impuestos y un abogado al empezar tu nueva familia. 

Allpoint Después de todo, es tu dinero. Busca un cajero automático sin cargo