Iron Horse Bicycle Classic celebra 50 años de alcanzar al tren

En 1972, Ed Zink fundó el Iron Horse Bicycle Classic.

Su intención inicial era dirigir las economías de Durango y Silverton garantizando que el primer fin de semana de verano se agoten las estadías en hoteles y restaurantes. El evento podría haberse tratado de cualquier cosa pero eligió basarse en la carrera de los hermanos Mayer para probar quién llegaba primero a Silverton, el que iba en el tren o el que iba en la bici.

Tom y Jim Mayer eran ciclistas muy ávidos. Jim además era mecánico en Denver & Rio Grande Western Railroad, que operaba entre Durango y Silverton desde los 1880. Un día Tom le propuso un desafío: correrían una carrera hasta Silverton, Tom en su bici y Jim en el tren. El premio era un chocolate.

Desde ese día, esta carrera se sigue haciendo y ahora es el segundo evento de ciclismo más antiguo del país, con una asistencia que creció de 36 ciclistas el primer año a 2,500 en el 50. ° aniversario.

"Ciclistas de todo el país y el mundo consideran a esta carrera como una de las cosas por hacer antes de morir", cuenta Jim Mayer, el ciclista original. "Con cincuenta millas pedaleadas por dos pases de montaña que hacen cima a casi 11,000 pies, este es un recorrido desafiante que todos pueden contar con orgullo".

Con los años, la Iron Horse ha instalado una cultura del ciclismo que nos dejó campeones nacionales y ganadores del Tour de France oriundos del sudoeste de Colorado. La creación de Durango Devo, un equipo de entrenamiento de ciclistas con reconocimiento internacional, ha gestado a ciclistas profesionales como Sepp Kuss y Quinn Simmons. Muchos deportistas afirman que el ciclismo en Colorado no hubiese sido lo que es actualmente si no fuera por el Iron Horse Bicycle Classic.

Jim agrega también que el dinero invertido para llevar a cabo el evento es dinero que queda en la comunidad local. Todos los años, Iron Horse Bicycle Classic contrata a muchos negocios locales para concretar este evento de ciclismo de primera categoría. Además, las organizaciones sin fines de lucro locales reciben ayuda proveniente de los fondos recaudados.

"En los 60 no existía un movimiento como este. Es increíble ver en retrospectiva y observar lo que ocurrió en áreas como Durango, Moab y otros lugares en los que todos los ciclistas siguen activos y en carrera. Ni me imaginaba que este desafío que me propuso mi hermano terminaría siendo algo tan grande. Es un ícono", expresa Jim. Nos cuenta además que, desde que Alpine Bank abrió su sucursal en Durango, el Iron Horse Bicycle Classic ha recibido todo su apoyo. "Estamos muy agradecidos con Alpine Bank y la posibilidad que nos brinda de seguir haciendo este evento tan importante para el sudoeste de Colorado".

Allpoint Después de todo, es tu dinero. Busca un cajero automático sin cargo