¿Compartiste tu plan patrimonial con tus hijos?

Hablar con tu familia sobre tu fallecimiento es algo difícil pero aún peor es que desconozcan tu plan patrimonial. Te brindamos algunos consejos sobre lo que puedes hacer.


Un buen plan patrimonial, diseñado con la asistencia de un abogado o profesional especialista, incluye todos los elementos necesarios para preparar la transición de tus activos a tus herederos. El problema es que en la mayoría de los planes los herederos no tienen la preparación necesaria para recibir y administrar sus activos. La desconfianza, una mala comunicación y la falta de educación financiera son las causas principales de conflictos entre familiares luego de recibir sus herencias. Como consecuencia, el 70% del patrimonio se pierde debido a una mala administración durante la transición a los herederos. ¿Quién es el responsable de esto?


Si bien no puedes controlar las decisiones que tomen tus herederos luego de tu partida, dejarlos sin ningún tipo de guía probablemente sea causa de problemas. Tu testamento y tus fideicomisos tienen información clara sobre la distribución de tu patrimonio pero esto no es suficiente para comunicar tus objetivos y visión.


¿Por qué los padres suelen evitar el tema?


En muchas familias, el dinero y los problemas que surgen en torno al patromionio son temas tabú. En muchos casos, los padres sienten que sus hijos no tienen la madurez suficiente para ocuparse de las cuestiones financieras de la familia. Algunos se niegan a contarles todo sobre el tamaño y la constitución del patrimonio familiar, o las intenciones de su distribución, por miedo a inculcarles a sus hijos un sentimiento de derecho o responsabilidad sobre esos bienes, lo cual puede generar en ellos un cambio de planes en sus vidas. Independientemente de si esas preocupaciones están bien fundamentadas o no, sin una conversación bien pensada y planificada con tus herederos, lo más probable es que esos miedos se hagan realidad.


Cómo comenzar a hablar sobre este tema


Dejar un legado no se limita a la distribución de sus activos, también es sinónimo de transmitir los valores familiares. La única manera de asegurarte de que tus herederos vivan en armonía familiar y con tu misma visión es conversando con ellos apenas puedas y con frecuencia. Al principio puede resultar algo incómodo para todas las partes involucradas. Sin embargo, una vez que tus hijos comprendan la importancia de sus responsabilidades en la administración del legado, todo se convierte en un asunto familiar y la mayoría se involucra sanamente.


Te sugerimos algunas pautas para iniciar la conversación:


Decide qué información compartirás


En algún momento, tus herederos podrán comprender la totalidad de tu plan e incluso saber qué heredarán. Según la edad que tengan tus herederos, puedes comenzar brindándoles una parte de la información, por ejemplo, qué sucede con tu patrimonio luego de tu fallecimiento. No se trata solo de dinero Lo principal es compartirles los principios que te guiaron en la constitución de tu plan patrimonial. Abrir la conversación sobre los valores y las creencias familiares sobre tu dinero es esencial para sentar las bases. Los detalles financieros pueden esperar hasta que ellos estén bien adentrados en el tema del dinero.


Escoge el momento adecuado


Un buen momento para comenzar a hablar puede ser una reunión familiar donde estén presentes todos tus hijos. Si es muy complicado programar una reunión familiar, puedes hablar con ellos cuando estén juntos. No es necesario hablar de todo en un mismo momento.


De a uno o en grupo


Cuando les comentes sobre tu plan y visión, habla con tus hijos sobre cómo se sienten con respecto a esto. Pregúntales sus opiniones. Es importante que se sientan partícipes activos de este tema. También podrás contarles tus preocupaciones o posibles confusiones que deban resolverse en el momento, para que no se sumen los malentendidos y sean un problema mayor en el futuro.


Revisa la documentación


Si planeas nombrar a uno o más de tus hijos como tus albaceas testamentarias, es importante que revises detalladamente toda la documentación pertinente, como testamentos y fideicomisos, poderes generales y directivas médicas. En general, los padres se sienten más cómodos conversando de manera personal con sus hijos pero también algunos prefieren hacerlo en entornos más formales. También podrías combinar ambas reuniones, según el tipo de relación que tengas con tus hijos.


Ábrete a sus comentarios


Hablar sobre esta documentación te permitirá seguir afianzando tus deseos para el futuro. Debes brindarle a tus hijos el nombre y el número de tu abogado de sucesión, así como el de todos los servicios necesarios que deben contactar tras tu fallecimiento, o en caso de quedar incapacitado. También deben conocer la ubicación de las contraseñas de acceso a tus cuentas financieras.


Hablar con tu familia sobre tu fallecimiento es algo difícil. Sin embargo, a tus herederos a ciegas en cuanto al patrimonio y su herencia suele resultar peor. Muchas familias contratan el asesoramiento de abogados de sucesión y profesionales de las finanzas para facilitar la discusión del tema y asegurarse de cubrir en forma equitativa tanto la parte emocional como la parte estratégica de la transferencia patrimonial. Manejo de bienes de Alpine Bank cuenta con un equipo de profesionales especialistas en fideicomiso y patrimonio para atender tus consultas sobre la planficación patrimonial.

Allpoint Después de todo, es tu dinero. Busca un cajero automático sin cargo