¿Cuál es tu plan patrimonial?

Pasamos toda nuestra vida laboral ahorrando, planificando, acumulando y protegiendo como una forma de prepararnos para nuestros años dorados. Y, si lo planificamos bien, habrá algo que transmitir a las próximas generaciones para que puedan tener vidas aún mejores. Ese es el plan ideal de muchos, sin embargo, pocos realmente hacen la planificación necesaria para garantizar que esto suceda. De hecho, la mayoría de los estadounidenses no hacen ningún tipo de planificación patrimonial en absoluto, lo que para muchas familias se convierte en un desastre financiero que las deja en la peor de las situaciones. Un error conceptual fundamental es que la planificación patrimonial es solo para los ricos, pero hasta las propiedades más pequeñas pueden crear dificultades financieras para las familias si no se toman las medidas adecuadas para planificar su transferencia después de la muerte. 


¿Qué sucede con tu patrimonio después de la muerte?


En ausencia de un testamento o fideicomiso, tu patrimonio, que consiste en toda su propiedad, queda bajo tutela estatal. Durante al menos un breve período, el estado, operando a través del tribunal de sucesiones, tendrá pleno control de tus activos, excepto de aquellos que pasen a tus beneficiarios por contrato. El tribunal de sucesiones determinará quién recibirá tus activos de acuerdo con las leyes del estado. Si tienes hijos, el estado decidirá quién será su tutor. 


Si debes dinero, el estado se encargará de que tus acreedores reciban el pago antes de que cualquier familiar. Tu familia tendrá que pagar todos los costos de liquidación de sucesiones, incluidas las tasas de sucesión, antes de recibir cualquier activo. Y, si eres el propietario de un negocio, lo más probable es que no sobreviva a una liquidación patrimonial. Un estado puede retener activos en un procedimiento de sucesión siempre y cuando necesite resolver los reclamos legales y de acreedores. Sin un testamento o fideicomiso, tu familia no tendrá voz en la disposición de su propiedad, y será la última en la fila para recibirla. 


Una de las razones por las que la gente evita la planificación patrimonial es porque piensa que es muy complicada, sofisticada o costosa, sin mencionar el deseo innato de no pensar en su desaparición. A cada uno de estos puntos: no es complicada, puede ser tan sencilla como necesites, no es costosa y se trata de mantener tu legado vivo. Piensa la planificación patrimonial en términos de objetivos para tu familia, por ejemplo:


  • Asegurar el futuro financiero de tu familia
  • Brindar el capital necesario para pagar las necesidades inmediatas de efectivo y los costos de liquidación
  • Dejar la mayor cantidad de activos posible a tu familia
  • Asegurar de que se cumplan tus deseos
  • Evitar las demoras y costos de una sucesión
  • Asegurar la continuidad de un negocio y 
  • Dejar un legado para las generaciones futuras.

Consejos básicos para la planificación patrimonial


Hay numerosas herramientas y recursos que puedes usar en tu plan de sucesión. Los que necesitas dependen de tu situación familiar y financiera actual, y de cómo imaginas tu futuro. Un plan patrimonial a menudo se implementa en etapas, comenzando con herramientas básicas como un testamento, y luego podrás agregar herramientas adicionales a medida que cambie tu situación. 


Estos son los pasos básicos que cualquier persona con una familia y activos debe seguir para planificar su patrimonio, en orden de importancia:


  • Obtén un testamento. Puedes generar un testamento en línea o usar LegalZoom.com por un par de cientos de dólares.
  • Asigna un poder notarial. La planificación patrimonial tiene mucho que ver tanto con lo que sucederá si mueres como si no lo haces. Un poder notarial brinda instrucciones a tu familia y a los tribunales para administrar tus asuntos si quedas mentalmente incapacitado.
  • Obtén un testamento vitalicio. Por la misma razón que necesitas un poder notarial, que abarca principalmente tus asuntos financieros, necesitas un testamento vitalicio o una directiva médica anticipada para brindar instrucciones a tu familia y proveedores médicos para tu tratamiento preferido en caso de que padezcas una enfermedad terminal. Dejar estas cuestiones sujetas a conjeturas implica una enorme dificultad emocional para tus familiares.
  • Obtén un fideicomiso en vida. Si tienes alguna propiedad, cuenta de inversión o activos con un valor apreciable, considera transferir su propiedad a un fideicomiso en vida. Una vez dentro de un fideicomiso en vida, tus activos pasarán a los beneficiarios del fideicomiso fuera de la sucesión, dejándolos inmediatamente disponibles (o distribuidos según tus instrucciones específicas) para los miembros de tu familia. Puede crear un fideicomiso en vida en LegalZoom.com por solo $ 600, una ganga teniendo en cuenta los beneficios para tu familia.
  • Pide asesoramiento. La mayoría de la gente solo necesita un testamento simple para garantizar que la transferencia de activos y la tutela se lleven a cabo de acuerdo con sus deseos. Los patrimonios más grandes, especialmente aquellos que tienen activos como bienes raíces (con menos liquidez), pueden necesitar herramientas de planificación adicionales que se proporcionan mejor a través de un abogado de sucesiones calificado. Un abogado también puede ayudar a estructurar tu patrimonio de forma tal que cause la menor fricción entre los herederos sobrevivientes. Para patrimonios más grandes, un abogado de sucesiones también puede asesorar sobre la mejor forma de evitar los impuestos por fallecimiento. A medida que las leyes de impuestos sobre el patrimonio cambian, es importante revisar tu plan patrimonial periódicamente.

Los productos de nuestro servicio de manejo de bienes no están respaldados por el seguro de FDIC, pueden perder valor y no cuentan con una garantía del banco.

Allpoint Después de todo, es tu dinero. Busca un cajero automático sin cargo